Paloma, antigua escort en Madrid se desencanta de Tania (cap-II)

CAPITULO ANTERIOR

escorts-putas-madrid-torre
En este edificio emblemático, Paloma tuvo su primer contacto con una Agencia de Escorts, y sus primeras citas íntimas como escort Madrid

Lo que voy a contar ahora, no es en absoluto cómodo. Mi recuerdo de esa situación es bastante difuso. Dicen que la memoria es selectiva y sólo retiene recuerdos agradables. La verdad que con Tania, al principio todo era muy sugestivo. Era una chica que te envolvía. Me colmaba de atenciones. Todos los días me venia con un detalle. Unos pendientes, un pañuelo, todo tipo de complementos…tenía un gusto muy fashion, en un estilo de chica pija, que se las daba de bohemia, pero con una clase demasiado impostada para ser creíble. Es de una familia, como se decía en el siglo pasado, bien. Tenía un trabajo en el que no ganaba mucho, pero su familia le pasaba una buena cantidad de dinero todos los meses.
En navidad incluso me mandó una cesta a mi casa, como jamón de de pata negra incluido,
Me venía a buscar al trabajo, me llevaba a casa, me invitaba a comer. El tiempo libre que teníamos lo pasábamos juntas. De repente, sin quererlo, en tres meses perdí el contacto con el resto de mis amistades. Solo Sergio estaba en mi vida, y ella. El caso es que en esos tres meses, tampoco nos prodigamos en situaciones intimas. Con Sergio yo rehuía estar a solas con el. Y con Tania,  después de la ultima vez en la que nos besamos y tocamos sin parar mas de tres horas seguidas, parecía que algo nos paralizaba a seguir por ese camino.
Un día Tania me invito a comer, después del trabajo, a un restaurante que estaba en la plaza de los cubos de Madrid. Un sitio donde nunca habíamos estado. Yo empece a comer, y la salsa que acompañaba a un filete de solomillo me empezó a sentar mal. Tuvimos que interrumpir la comida, y salir afuera…necesitaba aire.
Nos pusimos a pasear por la zona de la Plaza de España. Tania vivía alquilada en un apartamento en la planta 26 de la Torre de Madrid. Después de que me diera el aire, me dijo que subiéramos a su casa a pasar el resto de la tarde. Yo accedí. Antes había estado en su casa sobre todo en fin de semana, a tomarnos una pizza para comer y ver esas películas tipo telefilme que ponen a las cuatro de la tarde. Después siempre salíamos de copas, las dos juntas.
Aquella tarde sin embargo, no era fin de semana. Tampoco estaba yo para mucha juerga. Le dije que quería tumbarme…que estaba un poco mareada. Me cogió de la mano y me llevo al dormitorio, y me tumbe y ella lo hizo a mi lado. Yo cerré los ojos, con el fin de que la sensación de malestar se me disipara. Ella entre tanto fue a la cocina y volvió con un vaso y un paracetamol disuelto en agua…o al menos eso me dijo. Me lo bebí y cerré los ojos procurando relajarme.
No recuerdo nada mas…solo que me quede dormida y desperté ya de madrugada. Yo me encontraba completamente desnuda…solo tenia mis bragas puestas. El resto de mi ropa yacía esparcida por el suelo. Ella a su vez no tenia ropa puesta. Un edredón nos cubría a las dos. Ella estaba dormida. Yo me pregunte como había llegado a esa situación. Recordé el vaso…el paracetamol…pensé que la somnolencia que suele producir me había tumbado.
Intente recordar…no había ningún recuerdo, ningún sueño…Me puso furiosa que hubiese aguardado a que yo estuviese semi drogada para tratar de tener sexo conmigo. Sabia que eso estaba ahí, que lo intentaría, pero no esperaba que lo hiciese de esa forma…De repente ella despertó…la situación para mi fue un poco paralizante. No sabia como manejarme. Si debía esperar a que me tocara…yo me debía ir hacia ella…Habíamos estado besándonos con naturalidad en un bar de copas sin parar, y ahora las dos frente a frente en la cama, no sabíamos que hacer realmente. De repente se levanta y de la cómoda de su habitación saca una bolsa cerrada con cremalleras. La abre, y me ensena su contenido…gel lubricante, y un braguero una especie de pene artificial que pendía de un cinturón. Me dijo si me gustaba follar o ser follada. Yo le dije que imagino que ser follada. Ella apago las luces, bajo la persiana de la habitación hasta dejarme en la mas completa oscuridad…y en la complicidad de la oscuridad intento meter su “pene” en mi vagina…luego en mi ano, al tiempo que me untaba con lubricante. La sensación fue de desconcierto…por una parte me estaba follando por detrás…algo que nunca me habían hecho y con sus dedos me estaba masturbando por delante…Tal intensidad empezó a excitarme, pero de repente me desconcentré…la oía respirar cada vez mas rápido y decidí improvisar unos gemidos…y un ahh ahhh, fingiendo con el mayor realismo que pude, un orgasmo…con el deseo de que se sintiera satisfecha por el trabajo bien hecho…por decirlo de alguna manera….
El caso es que me entro una sensación de querer salir de esa habitación corriendo. Podía admitir ser lesbiana…si es algo que en la cabeza siempre me rondaba…y pensé que ello me daría sensaciones placenteras, mas allá de masturbarme en la ducha…pero con Tania experimente mi frustración recurrente…solo me doy placer en la ducha…ni hombres ni mujeres…por decirlo de alguna forma, de modo natural son capaces de darme satisfacción. Solo la imaginación al masturbarme en la ducha me alegra el día. Mi único argumento para tener pareja…seria no estar sola. Desde luego el sexo no lo era…y para no estar sola…hasta esa tarde estaba convencida de que Tania era la persona ideal.
Me puse mi ropa y salí de casa de Tania. No quería verla en una temporada. Llevaba tres meses sin quedar con un chico aparte de Sergio y me acababa de dar cuenta de que me había quedado aislada.
Sergio, no me ponía…pero Tania al final vi que tampoco me aportaba nada diferente. Me colmaba de atenciones…pero en la cama me incomodo estar con ella así, a pelo. En esa situación decidí tirar por la calle de en medio. Pensé que necesitaba conocer mas gente, mas allá de Sergio y de Tania. ¿Donde podría encontrarla?
Buscando en google varias paginas para encontrar pareja, Escorts Amateurs, Escorts Madrid, Escorts de Lujo en Madrid, Putas Madrid, Agencia de Escorts, etc” Llame a varios dije que queria unirme.

Iba a hacer convertirme en una chica de compañía y meterme en el algo que nunca se me pasó por la cabeza. En el próximo capítulo, contaré mi periplo teniendo entrevistas en varias agencias.

Un beso.Paloma.

CAPITULO SIGUIENTE

Sobre Redacción | Amigas Escorts Blog 36 Artículos
Agencia de Escorts españolas de alto standing. Chicas no profesionales. Universitarias amateurs. Teléfono (+34) 622 45 86 95 Email: info@amigasescorts.com Dirección Postal: Arquitecto Gaudi 11; 28016 Madrid; (MADRID) España

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.