Isabel. Cap-II. Planificación del viaje. Encuentro con el ejecutivo.

CAPITULO ANTERIOR

escorts-putas-madrid-cafe
Isabel es una chica que como escort en Madrid aprendió a disfrutar de la vida y liberarse del estress y convencionalismos que le atenazaban. Sentada, delante de una taza de café, le gusta recordar esta etapa de su vida como escort en Madrid, de la que se averguenza en público, pero que añora en privado. En los momentos en donde surge la melancolía, es cuando vienen a sus pensamientos sus recuerdos de citas como escort en Madrid.

En este capítulo voy a contar mi encuentro preliminar con el ejecutivo. Como ya dije en el anterior capítulo, me da igual cómo me definan. Soy una escort madrid, y la verdad que me llena de orgullo serlo. Nadie lo sabe. Hay muchas putas en Madrid. Muchas tienen sexo en régmen de explotación, tanto si están en la calle, o metidas en chalets, donde follan sin cesar y lo que ganan no es todo para ellas, sino que la mitad es para pagar su alojamiento…en el mismo chalet donde trabajan. Hay que tener bastante cara para que te quiten la mitad de lo que ganas con tu cuerpo.

Yo follo cuando quiero, con quien me apetece, y encima me pagan…bien, soy una puta madrid, pero soy dueña de mi cuerpo. No tengo un novio que me diga lo que tengo que hacer, y tendré citas escorts hasta que se me cruce alguien en mi vida que merezca la pena. Prefiero las notificaciones del facebook a una relación de las que empiezan muy bien…tienes seis meses buenos y luego caes en la rutina más absoluta. Como escort Madrid, cuando quiero ir de caza,  y mi cuerpo me pide sexo, lo tengo, con tíos de buen ver, y que me tratan como una reina. Este viaje a Portugal, entra perfectamente en los planes que a cualquier escort en Madrid le gustaría. Haces turismo…y vas en plan amiga. Si surge el sexo, pues mira, encantada, y si no…pues al menos me distraigo y hago algo distinto a beber copas un finde, que ya me cansa.

Angela, (así se llama la persona que coge el teléfono en Amigas Escorts Madrid), me manda un whatsapp diciendome si me venía bien quedar un martes a partir de las nueve en un sitio a tomar algo y conocer a quienes iban a ser mis compañeros de viaje. Me comenta que el ejecutivo a quien iba a acompañar a Portugal, en realidad vive en Berlín, pero que se hospeda en el Hotel Eurostarts Tower, un moderno y lujoso establecimiento en el complejo de las cuatro torres. Le iría bien tomar algo en el mismo hall del hotel. Me aclara que sólo es tomar algo, simplemente conocerse, para romper un poco el hielo. Me dice que no puede asegurarme si la periodista va a acudir a esa cita porque no se deja ver en público. Ella quería que el primer encuentro conmigo fuese directamente en una suite o habitación de hotel, para que no la viesen, pero Angela comentó que no le parecía oportuno que fuese directamente en una habitación de hotel porque yo me iba a sentir agobiada. Algo que agradezco…En fin, tal y como fuera, yo me presenté en el hall del Eurostarts Tower, y me fuí a la cafetería que hay en la planta baja. Llamé a Ángela diciendo que estaba ahí. Me contestó que aguardase, que se acercaría el “cliente” de forma discreta, y que me pidiese lo que quisiera. Me puse un poco nerviosa. Por una parte, el hecho de estar en un sitio público me tranquilizaba…nada malo podría pasarme…si la persona que aparece no es de mi agrado…simplemente mantengo un pequeño diálogo con él y me marcho.

Al cuarto de hora, casi ya sobre las 22 horas aparecen hombre vestido informal, con vaqueros, y camisa por fuera del pantalón, bien parecido, delgado, de 185 de estatura aproximadamente. No tenía cuerpo de gimnasio, pero su físico en general era agradable. En ese momento respiré con cierto alivio. Era una persona normal, como cualquiera de las que te puedes encontrar en tu vida. Al menos alguien que por el físico no rechazas de entrada. Tampoco era una persona de esas que ves, te llama la atención y te quedas prendado de ella. En la situación en la que estaba…para mí, lo esencial era que yo estuviese cómoda y no saliera corriendo.

Me saluda, en un castellano con cierto acento extranjero, pero absolutamente correcto. Me dice que se llama Jorge. . Yo aún no había pedido nada. Llamó al camarero, se pidió un café icortado…me ofreció si quería uno…no soy de cafés, y nunca había probado el café como él lo pedía, pero los nervios de la situación, me hicieron simplemente responder sí. Me cuenta que es español, pero que lleva mucho tiempo fuera, que habla varios idiomas, y que por “diferentes historias” así el lo definía, había llegado a un punto en el que le apetecía tener locuras, como citas escorts. Que no le apetecía por la buenas llamar a una agncia de escorts en Madrid y quedar en un apartamento y echar un polvo, sino que quería algo más humano. Me dijo que nunca había tenido suerte con chicas españolas en las relaciones. Que tenía una especie de espina clavada y que le gustaría conocer un poco mejor a las mujeres españolas, muy diferentes según él a las que él solía tratar, alemanas y de países del este. Le pregunté quién era nuestra acompañante en el viaje, y si ya la conocía…. Me comentó que sí, que la había visto en una ocasión. Que la conoció como Amiga Top Class. No estaba formalmente en la Agencia sino que como perfil oculto, sí se encontraba disponible. Me comentó que quedó una noche con ella. El plan consistió en cena en una suite en ese mismo hotel, y que luego se quedó a dormir. No me comentó lo que se gastó en esa cita, ni yo quise saberlo. Me dijo que no iba a decirme de quién se trataba, porque era una mujer conocida en los medios de comunicación, y que prefería que lo supuera por mí misma, a anticipar un nombre y que a última hora ella no se presentase. Yo le insistí que me lo dijera, que podía confiar en mí, y que yo nunca había ido de viaje con desconocidos. Que para mi el que fuera una persona pública era una garantía de cierta confianza, y que no había morbo en mi pregunta…(mentira, claro que había morbo). La verdad, que él fue un caballero y matuvo la confidencialidad, y al mismo tiempo empezó a agobiarse…me dijo que tenía un dilema…si me lo decía hacía mal, y si no me lo decía, era injusta conmigo, porque yéndose de viaje con dos chicas, lo normal es tratarlas por igual. Me propuso algo que no estaba en el plan…y así me lo dijo…podemos coger un coche e ir a buscarla a la salida de su trabajo, y decirle que estamos ahi.

La intriga invadió mi cuerpo con un coquilleo amable…le dije que sí. Pagó la consumición…tomamos el ascensor y bajamos al garaje del hotel, y nos dirigimos a un vehículo de gama alta de alquiler. No entiendo mucho de coches, pero enseguida atisbé la estrella de mercedes. Le dije en broma que si para estar en Madrid, no se conforma con ir en taxi o en vehículos de tipo medio…Me respondió que para el viaje, había decidido alquilar un coche de alta gama para que fuéramos cómodas. Ahí me mosquee….pensé que íbamos en avió, no en coche. Me puse un poco de mala leche, pero él me dijo que en avión tardamos lo mismo, y que no es un loco conduciendo. El caso es que efectivamente parecía al volante una persona muy metódica…Nos dirigimos a San Sebastián de los Reyes…no conoczco muy bien esa zona de la Comunidad de Madrid. era ya de noche, y empezaba a lloiviznar. Entramos por una especie de parque empresarial, lleno de naves industriales y edificios de oficinas….y a las puertas de un de ellos se detiene y toma el móvil..la llama…le dice…Hola, estoy aquí en la puerta. Me gustaría presentarte a alguien, que quiere conocerte. ¿Puedes salir un momento? Ella le respondió de modo agrio con un ¿de qué vas? Le dijo que quién se creía que era para presentarse así, sin avisar. Le pide disculpas, y dice que no se preocupase que se vuelve…el caso es que ella inmediatamente responde y le dice…¿Dónde has ido? El le responde…a los estudios de grabación. He visto que estabas en la tele…ella le espetó diciéndole que esa emisión es en diferido, que en realidad está en laCiudad de la Imagen, en una conferencia que dan en el Instituto de Ciencias de lo Audivosual…vamos al otro lado de Madrid. Él con toda la paciencia le dice…OK, vamos para allá. El caso es que pone el GPS de su vehículo, y en media hora más o menos, acabamos en una zona totalmente oscura, en lo que parecía una zona de aparcamientos comunes, y al fondo un edificio con el interior iluminado, y el jolgorio acostumbrado de algún tipo de evento.

Cogió su móvil, le mandó un whatsapp avisándola que estabamos fuera, dentro de  un mercedes oscuro en el parking. Ella le contestó que esperáramos, que le quedaba un poco. Hacía frio fuera. Le observé y parece que a él le invadió una sensación de corte. Quizás no esperaba una situación tan curiosa como estar dentro de un coche a solas, y con la complicidad de la oscuridad alrededor. Yo en cambio estaba tranquila…y verle a él un poco nervioso y hasta con un atisbo de timidez me dio cierta tranquilidad. Yo entonces decidí tomar las riendas de la situación y empecé a toquetear el equipo de música del flamante mercedes en búsqueda de música audible. Le pregunté por sus gustos de música y empezmos a hablar plácidamente para mitigar la espera.

Entre tanto,  mis pensamientos eran múltiples…¿Debía yo limtarme a esperar pacientemente? ¿Qué se supone que haría una escort Madrid en mi lugar? Si pienso como una puta…nada…aún no había recibido ningún montante económico. Esta era una cita preliminar. Si pienso como una escort de alto standing…tal vez debería juntar mi brazo disimuladamente con el suyo, para generar un poco de confianza sin pasarme, pero mostrando mi complicidad al mismo tiempo…algo así como diciéndole que la periodista será muy famosa…pero parece una bruja insoportable. La verdad…esa sensación de pisarle el hombre a una famosa me llenaba de morbo.  En esa situación quería saber quién era ella. La espera se hizo corta. Una notificación de whatsapp sono en su móvil con un “ya salgo”….

En el proximo capítulo contaré la que se montó cuando ella apareció.

Amigas escorts, españolas amateurs

Autor: Redacción | Amigas Escorts Blog

Agencia de Escorts españolas de alto standing. Chicas no profesionales. Universitarias amateurs. Teléfono (+34) 622 45 86 95 Email: info@amigasescorts.com Dirección Postal: Arquitecto Gaudi 11; 28016 Madrid; (MADRID) España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.