Roberto. Cap-I. Años 1986-1993. El inicio de este relato.

facultad_de_derecho_de_la_ucm_3
Imagen de la Facultad de Derecho en la Ciudad Universitaria de Madrid. Allí Roberto conoció a Carmen con la que tuvo una relación de amistad, siendo luego novios cinco años, durante los cuales no tuvo sexo con penetración. La Ciudad universitaria era un buen punto de encuentro en los años 80, en una época donde no había ni internet ni redes sociales. Los fines de semana, aún hoy es un picadero donde parejas buscan intimidad. Recientemente, una cadena de televisión hizo un reportaje sobre el swinging en los jardines de esa zona de Madrid. En esa época, para una universitaria, ser escort era bastante complicado, sin móviles, sin redes sociales. Actualmente, muchas chicas universitarias tienen una doble vida, de estudiantes de lunes a viernes, y escorts los fines de semana.

Hola…mi nombre real no es Roberto, pero se parece. El verdadero tiene también tres sílabas y una erre. No voy a contar nada de lo que tenga que avergonzarme. Tampoco para sentirme orgulloso. Simplemente por terapia…para desahogarme de una serie de situaciones vividas que necesito expresar. Si alguien lo lee, seguro que en muchas de las situaciones se sentirá identificado….todo dependerá de la edad del usuario que sienta curiosidad por indagar en estas líneas. Si estás al final de la cuarentena y comenzando la cincuentena, seguro que todo lo que voy a contar te sonará. Si eres más joven, seguro que te sorprenderá, y tal vez te sirva de aprendizaje para evitarte más de un disgusto.

Todas las situaciones que voy a describir son reales. No voy a ser cruel, y voy a omitir datos y circunstancias para que otras personas no se sientan identificadas. Algunas no se lo merecen, y merecerían que las denunciara para que la justicia actuara contra ellas. Todavía está mi cabeza rondando esa idea, pero de momento se impone la realidad de que las cosas hay que olvidarlas y mirar hacia adelante y no estar constantemente preso del pasado. El pasado nos mata muchas vecesy nos impide mirar con claridad el futuro.

¿Por dónde empiezo? Vamos a situarnos más o menos en 1986 Las cosas hace veinte años eran diferentes. Ni mejores o peores. El fax era la herramienta más usada por las empresas para transmitir información. Internet, sencillamente no existía.

Quienes nos quedábamos sin pareja porque nos dejaba nuestra novia, no podíamos hacer como ahora…que nos apuntamos a cualquier web, chateamos, o vía internet contactamos con una agencia de citas, donde incluso podemos ver fotos de escorts. En aquella época, todo era más simple. Si éramos lanzados, podíamos ir a locales de moda, a ligar, pero si éramos tímidos, la alternativa era más complicada. O nuestros amigos nos presentan a alguien, o en nuestro entorno de trabajo o estudios se nos cruza una chica o chico afín…y si esto no daba resultado, siempre quedaban las agencias matrimoniales, o en terminología actualizada, lo que llamaríamos ahora  agencias de citas.

Había que comprar un periódico, ir a la sección de anuncios por palabras y llamar a cualquiera de los teléfonos que figuraban. La experiencia puede ser deprimente, sobre todo si has tenido una novia guapa y estupenda y te presentan a alguien que no es de tu gusto. Además…en ese tipo de citas, y en esa época, el tener sexo con alguien surgido de una presentación de una agencia era una situación poco habitual.

 Yo siempre había sido muy tímido. Siempre desde los cinco años había necesitado un amigo lanzado que me complementase en todo. En la facultad con 18 años se me cruzó una chica que se me pegó durante cinco años…siempre iba detrás de mí. Eramos amigos inseparables…y a pesar de mis esfuerzos por que otras chicas se interesaran por mí…únicamente ella era la que siempre estaba. También es cierto que ella se encargaba de auyentar a cualquier nueva amiga mía…y sus celos me llevó a una situación de aislarme de mi círculo de amistades. Cuando acabé la carrera en definitiva…y ante mi soledad, empezamos a salir. Tuvimos una relación…duranre cinco años…con sexo, pero SIN PENETRACION. Ambos éramos de entornos tradicionales con padres educados en la época de Franco. Yo nunca le propuse acostarnos, follar, ni ella tampoco. Aún así…tuvimos sexo…salvo penetración, todo lo demás lo hicimos. Al principio no por su propia iniciativa, sino por la mía, pero ella accedía y se dejaba hacer. Empezamos besándonos, yo la masturbaba a ella, y ella me masturbaba a mí. Todo ello siempre dentro del coche…en lugares apartados cuando el día ya oscurecía…o dentro de un parking. En eso, las cosas no han cambiado mucho. En algunas situaciones puntuales, cuando nuestros padres se iban se viaje, podíamos disponer de nuestras casas….Aún así, no hubo nunca sexo con penetración. Yo estuve varias veces tumbado encima de ella…y jamás. Lo que hacíamos era rozar nuestros genitales, tocarnos, masturbarnos, pero nunca ella hizo el más mínimo gesto por coger mi pene y metérselo en su vagina. Yo tampoco insistí, porque al menos, en lo que a mí me decía, era algo que no quería hacer.

Aún así, nuestra relación era buena, y duró cinco años., desde 1988 hasta 1993. Esta chica, llamada Carmen siempre me fue fiel, siempre estuvo a mi lado. Yo no. Mi cabeza siempre tenía en mente que estaría con ella mientras no encontrase algo mejor. Y la verdad que lo intenté, pero nunca conseguí que nadie que me pudiese interesar, se interesase a su vez por mí. O al menos eso me parecía a mí. Carmen blindaba de tal manera mi entorno, que nadie se atrevía a enviame el más mínimo feedback, en el caso de que me sintiera atraído por alguien. Recuerdo una sucesión de amigas de ella, monas, atractivas, con quienes yo sentía atracción…percibía que ellas también hacia mí…pero ahí estaba siempre el monolito de Carmen impidiendo cualquier fisura.

Como dije antes, a Carme le fui infiel. Con dos chicas. Una de ellas,  Alicia, una chica de la que me enamoré varios años antes, pero que me dió calabazas. En realidad…si Alicia hubiese querido salir conmigo…Carmen hubiera sido historia, pero en esa época yo no le gustaba lo suficiente. Después de tres años…de tonteo, aparentemente empieza a sentir atracción por mí…y yo como quien consigue una reto…me dejó de ser atractiva. Valoré más la seguridad que me daba Carmen, que el cuerpo de Alicia…si bien me aproveché de esa situación para enrrollarme con ella y tener auténtico sexo. O casi…Fue Alicia realmente la primera chica que me hizo una mamada. Como no podía ser de otra forma, en un coche. Ella fue la primera con la que me puse un preservativo. Ella sabía masturbarme…etc.

Yo siempre tenía una excusa para dejar a Carmen en su casa sobre las 22:00 horas y quedar después con Alicia. Esa situación duró unos meses…y fui yo quien la cortó. Un día le dije que no la quería…Hubo idas y venidas, y al final ella se hartó, se enrolló con otro chico…se quedó embarazada y fin de nuestra historia. Me llamó un día para decirme que le dejara dinero para abortar…le dije si su chico sabía que iba a ser padre…que se lo dijera. Siguó mi consejo y se casó con él. Creo que de alguna forma yo salvé a ese feto de ir a la trturadora. El caso es que la situación con Alicia terminó, como terminan tantos rollos. Ella fue lo que hoy diríamos….una follamiga, un rollo, y me sirvió de alguna forma para desfogarme y aprender en el sexo.

No obstante…yo esperaba encontrar en Alicia el climax sexual. Esa situación donde metes tu polla y llegas a un éxtasis desconocido. La realidad es que ella se ponía tan nerviosa que su vagina se cerraba y hacía imposible la penetración. Sólo una vez lo conseguimos. Así que…si tengo que decir si fue Alicia la primera chica a la que penetré de una forma satisfactoria…la respuesta sería NO. Tuve sexo con satisfacción con ella…SÍ El sexo evidentemente no todo es penetración. La verdad es que tanto Carmen como Alicia supusieron que me convirtiera en un experto en placeres preliminares. No había clitoris que se me resistiese…Ni antes ni ahora. Creo que yo sería capaz de provocar un orgasmo hastaa una estatua de piedra.

El caso es que al final de estos años, con Alicia fuera, Carmen empezó a tocarme las pelotas, diciendo que quería casarse…que ya llevábamos tiempo…y a meterme en su dinámica familiar. Su familia era agradable conmigo. No puedo hacer ninguna crítica. Pero casarte con alguien por quien no te sientes atraído es un error mayúsculo. En esa situación, como siempre…yo siempre ponía el radar para atraer a cualquiera.

La otra persona con quien puse los cuernos a Carmen se llama Ana. De ella me ocuparé mañana, en el próximo capítulo.

Amigas escorts, españolas amateurs

Autor: Redacción | AmigasEscorts Blog

Agencia de Escorts españolas de alto standing. Chicas no profesionales. Universitarias amateurs. Teléfono (+34) 622 45 86 95 Email: info@amigasescorts.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.