Una escort de Madrid en Portugal cap I

escorts-putas-madrid-portugal01
Isabel es una chica que en la época de esta historia se encontraba muy perdida, sin saber realmente qué rumbo dar a su vida. Profesionalmente dando tumbos, con los hombres tuvo muchos sinsabores. Se unió a AMIGAS, como escort en Madrid. En este viaje a Portugal, planeado con desgana descubrió aspectos de su sexualidad que su cuerpo mantenía ocultos.

Me llamo Isabel. Curiosamente voy a emplear aquí mi nombre real. Como Amiga Escort Madrid utilizo otro nombre, pero estoy harta de mentir. Dicen que todas las Putas en Madrid mentimos. Antes de nada, quiero decir que me da igual como definirme. Soy una Puta en Madrid, una prostituta de lujo, una escort madrid, una escort amateur, española, universitaria, top class, como quieran llamarme. Nadie lo sabe. Por encima de todo soy mujer, en busca de definirme sexualmente. Porque esa es otra…no siento gran cosa cuando estoy con un hombre. Finjo mis orgasmos…no nos engañemos, como la mayoría de las mujeres…y actualmente no tengo pareja. Mi único aliciente en días como San Valentín es mirar las notificaciones del Facebook. Es un rollo.

La verdad que como Escort Puta en Madrid, al menos si me llama alguien, siento la adrenalida de imaginarme cómo será. Hay actualmente un anuncio en televisión de una agencia de contactos, que dice que imaginar una relación, puede ser tan excitante como tenerla. Para mí, hasta ahora es más, excitante la imaginación que lo que he tenido en la realidad…hasta que hace dos semanas, por estas cosas que surgen por casualidad, me propusieron en AMIGAS ESCORTS un viaje a Portugal.

Tampoco me he prodigado mucho como escort en madrid. Me apunté en un impulso cuando ví su web. Me llamó la atención el trato y amabilidad, en comparación con otras agencias del as que mejor salir corriendo; y el hecho de que no haya detrás una mafia de las que se quedan con la mitad, me hizo sentir curiosidad. Pero hasta este viaje, había rechazado casi todas las citas que me propusieron. No por nada en especial. Simplemente por indecisión. Hasta el viaje a Portugal, salí como escort en Madrid un par de noches con un chico al que su novia le acababa de dejar y quería presumir ante sus amigos de haber encontrado pronto pareja. No hubo sexo. Y tuve también dos citas seguidas con otro chico, que el pobre está estudiando unas oposiciones de esas que no se convocan nunca, no sale de casa, y pasé dos noches con él. Ahí sí tuve sexo, y fue todo bastante normal, la verdad, como cuando he estado con cualquier chico.

Actualmente no tengo trabajo estable, aunque tampoco necesidad económica. Trabajaba como auditora de cuentas en una de esas consultoras de élite hasta que hicieron un ERE y prescindieron de mí. Me dieron una buena indemnización, y con mis dos años de paro, pensé que tampoco iba a ponerme a aceptar cualquier trabajo. Decidí tomarme un año sabático, más que nada para descansar y liberarme del recuerdo del cabrón de mi anterior jefe, que no hacía más que lanzarme indirectas para quedar conmigo. Yo nunca acepté…y ya veis…ahora me meto a escort madrid… La diferencia es que al menos los hombres que llaman a Amigas Escorts son honestos…saben lo que quieren, yo sé lo que hay, y decido si me acuesto o no. Mi soberanía como persona está intacta. Con mi exjefe…sabía que el día que le rechazara me echaría. Acostarte con alguien superior a tí en el trabajo te rompe…Espero que los juzgados de lo social den buena cuenta de ello.

Fuera ya de mi trabajo, y de estas dos personas que conoci en Amigas Escorts, (y que son un encanto, por cierto) me llamaron hace un mes para proponerme un plan: acompañar a un ejecutivo a un viaje a Portugal, en compañía de otra Amiga Escort Madrid. Como no iba sola, y era algo diferente, me sedujo la idea. Pregunté más quien era la amiga que me acompañaba que otra cosa. Imaginé que el ejecutivo en cuestión, con dos chicas no iba a hacer gran cosa, y la verdad…dado que no disfruto del sexo, estar con una chica o un chico me ha dado siempre un poco igual. Me pareció algo interesante para evadirme. La amiga era Julia, “nombre artístico” de una chica top class, periodista de una cadena de TV, que solo acepta citas de este tipo, en plan viajes en su semana libre, y yo iba un poco de relleno, porque el hombre en cuestión se había encaprichado de julia al verla siempre en TV, y ella exigió que fuera otra chica más, que diera la apariencia de que Julia iba en pareja con el cliente. Mas o menos, el plan era que de día yo estaría con ellos dos, en plan amigos, pero luego me dejarían a mi bola, sobre todo ya después de cenar, cuando ellos quisieran estar en la intimidad. Me apetecía el plan. Tenía gran curiosidad por conocer quién era ella, y quien era él, y me invadía también las ganas, o el reto de ser yo mejor que ella y que el cliente me prefiriera a mí como escort. Son sentimientos que me excitan. No sé si la campaña se TV que he mencionado antes, de imaginar una relación puede ser tan excitante como tenerla. Os aseguro que para mí, en mi situación, imaginar esta cita escort, era lo más exitante que me había pasado en una buena temporada.

CAPITULO SIGUIENTE

Amigas escorts, españolas amateurs

Autor: Redacción | AmigasEscorts Blog

Agencia de Escorts españolas de alto standing. Chicas no profesionales. Universitarias amateurs.
Teléfono (+34) 622 45 86 95
Email: info@amigasescorts.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.