Paloma, desencantada de su sexualidad comienza a informarse para ser escort (cap-III)

Paloma, antigua escort en Madrid en una gran encrucijada.
Paloma en su vida normal, era una auténtica chica emprendedora, con muy buen físico, pero muy desorientada en su vida íntima, donde no sabía realmente el camino correcto hacia su felicidad..

CAPITULO ANTERIOR

Hola de nuevo. Hace muchísimo tiempo que por mis ocupaciones actuales,  no publico una entrada en este blog de Amigas Escorts. En mis dos capítulos anteriores, conté básicamente lo que me pasaba, y la verdad, no esperaba continuar compartiendo mis experiencias. Me lancé a ello con el ánimo de colaborar con Amigas Escorts, de la que formé parte hace años y a quienes estoy muy agradecida, porque fue una experiencia loca que me ayudó bastante en un momento de cambio en mi vida. Me avisaron recintemente que mis dos historias habían sido bastante leidas y me pidieron por favor que continuara.  Voy a seguir por tanto con el relato.

La realidad es que me encontraba en una situación de una soledad interior tremenda, grosera, cruel. Tenía a Sergio, un novio al que veía más como un hermano, y seguía su rutina, rodeada también de ambiente familiar. Esa rutina que supone participar en cumpleaños, cenas, regalos de navidades y cumplidos en general. Incluso, por parte de su familia empezaban a hacerse planes de boda, a los que yo asentía de manera inercial, guardandome en mi interior mi falta absoluta de ilusión ante tal circunstancia.

Mis locuras con Tania me desencantaron. Me sentí desbordada por su torrente de afecto, y experimenté un subidón hormonal y sexual cuando en un probador de ropa empezó a acariciarme, pero después esa sensación no volvió a repetirse, y en la siguiente experiencia con ella me sentí una auténtica muñeca de trapo. Sin sensaciones con mi novio, la verdad es que únicamente en la masturbación encontraba mi auténtico paraiso. La idea de tener sexo con Sergio no me entusiasmaba en absoluto. Simplemente ponía mi cuerpo para que él se corriese, y luego cuando yo estaba a solas, me masturbaba pensando en personas o situaciones en las que él no estaba. Me consolaba de alguna forma al escuchar que en realidad la felicidad completa no existe…que lo importante en una relación es la armonía…y que el sexo puede disociarse y buscarlo por otro camino…No sé realmente, a día de hoy, y eso que han pasado ya años de esa situación, cómo describir mis sensaciones.

La verdad es que como modelo amateur en Loreal, siempre escuché el mito de que muchas modelos se prostituían en forma de escorts de élite, con personajes exclusivos que les ayudaban en sus gastos. Una vez hablando de eso con Tania, me dió un teléfono. Me dijo que como modelo no me iba a comer un colín, y que siempre era posible conseguir otro tipo de “eventos business” con personas de alto nivel. También coincidí en una promoción con una chica de Granada que había sido miss por esa provincia y que estaba trabajando en Barcelona, y sin tocar mucho el tema, me dió un teléfono diciéndome que allí ella tenía varios amigos que le ayudaban en sostener un alto nivel de vida a lo que estaba ya acostumbrada.

Edificio España en Madrid
El Edificio España de Madrid, albergaba en 1999, aparte de un hotel una amplia gama de locales de oficinas, donde se encontraba situada la agencia donde Paloma acudió por primera vez a apuntarse como escort en Madrid.

Decidí probar con el teléfono que me dio Tania,  de una agencia de eventos que estaba situada en Madrid, con unas oficinas en lo que entonces era el Edificio España (hoy en obras), y a las que accedí a través del “grupo de ascensores II. No voy a dar más detalles, pero cualquiera que haya ido a esa agencia, con esta referencia, sabrá a quien o quienes me refiero. Una vez allí, me recibe una chica de unos 25 años, muy simpática y me expone más o menos de qué iba toda la historia. Básicamente ellos funcionaban como una Agencia de Eventos o Publicidad, pero donde las modelos o azafatas de forma paralela hacían de escorts en Madrid. Todo muy discreto. El posible contacto masculino también requería una entrevista previa. En la citada entrevista se le enseñaba varios “books” de azafatas y modelos, a fin de que eligiera a la persona que consideraba adecuada para su “evento”, que en realidad era una cita escort en Madrid en la mayoría de las ocasiones, sin perjuicio de que no dudo de que también se hicieran promociones y eventos de publicidad.

Con esta finalidad, accedí a quedar otro día a fin de que un fotógrafo profesional me hiciera una sesión a fin de completar un book. No aparecían desnudos. Las fotos la verdad eran como las de cualquier “book”, eso sí, a cara descubierta, pero plenamente homologables a las de cualquier agencia de azafatas y modelos. Cuando me las enseñaron, no me gusté en ellas. Me veía con una expresión de cara que no era la mía, pero como no las pagaba yo, la realidad es que tampoco insistí mucho en que me las cambiaran. Me despedí de la sesión,  se quedaron con mis datos, mi teléfono, y quedamos estar en contacto permanente, por si surgía algun interés por algún contacto masculino.

En principio, todo fue muy legal, muy form

Restaurante Fridays en la esquina del Bernabéu.
En este restaurante tuvo Paloma su primera cita como escort en Madrid. Fue en realidad un encuentro GFE (girlfriend experience) en el que no hubo ningún tipo de sexo ni situación íntima.

al y no tuve ninguna queja. Mas o menos en un mes, me llamaron porque una persona joven, se interesó por mí. El “evento” no iba a consistir en nada de sexo, sino en acompañar a un chico a algun local de moda con el fin de dar celos a su exnovia con quien acababa de cortar una relación. El plan a mí me pareció divertido, y la verdad, entre salir con Sergio, y quedar con otra persona a cambio de una cantidad de dinero, opté sin dudarlo por esta segunda opción. La cita se repitió en dos ocasiones, y simplemente consistió en acompañar a mi contacto masculino un par de veces a cenar al Restaurante Fridays situado en la entonces Esquina del Bernabéu, dado que su exnovia y su grupo de amigos solían ir a ese establecimiento. En ninguna de las dos citas coincidimos con la ex novia, y simplemente nos limitamos a charlar y cenar. Yo me limité en realidad a escuchar a mi acompañante, y a darle con mi mejor voluntad el mejor consejo del mundo, para recuperar a su ex. No me fui con mal sabor de boca en ninguna de las dos citas. Él era un chico agradable, con bastante dinero, imagino, pero del cual no recuerdo ni el nombre, porque en el fondo me aburrí. Imagino que todas las escorts en Madrid les encantará este tipo de citas en donde no tengan que abrirse de piernas, dicho de una manera castiza, pero la verdad, salí de la segunda cita sin ganas de repetir. Si me llamaban otra vez, acudiría, pero más que nada por no quedar mal, pero no estaba muy convencida de ello. Dije a la agencia que me iría de viaje y que estaba de exámenes y que no me llamaran hasta que les avisara. Era el mes de junio y la realidad es que estaba con mis exámenes para finalizar empresariales.

Cuando terminé los exámenes que aprobé con éxito, la verdad que no tenía mucho plan. Sergio se fue con su familia a la playa, y yo le mentí diciendo que me habían quedado dos asignaturas y decidí permanecer en Madrid. Comuniqué de nuevo a la Agencia que estaría disponible para quedar y tener citas escorts en Madrid, y decidí aguardar con el fin de que alguien desconocido pudiera entrar en mi vida de cualquier forma.

El verano fue bastante aburrido, y nadie me llamó. Imagino que mis fotos no gustarían, o simplemente que no es el mejor época en Madrid para tener citas escorts. La realidad es que ya a finales, Gloria me llama y me dice que un chico estaba dispuesto a quedar conmigo. Al parecer él, viendo los books, según me confesó él después, no se decantó por mí, por lo poco favorecida que había salido la expresión de mi cara, pero Gloria le convenció. Ello tranquilizó mi autoestima…sin duda eran las fotos y el fotógrafo el culpable de mi poco éxito. La realidad es que ese largo tiempo de espera supuso que cuando me anunciaron la cita, tuviera un subidó de hormonas. Esta sería en casa del chico, y sería durante una noche entera. Me pasé un día entero imaginando cómo sería él, qué haríamos, etc…de repente experimenté un auténtico subidon con una magia que hasta el momento desconocía.

La cita se concretizó. Un 27 de agosto de 1999 a las diez de la noche en el domicilio de mi contacto. Un piso en una urbanización en una zona aledaña a Puerta de Hierro. Me dispuse a ducharme, elegir el vestuario, etc. Consideraba esta cita como mi verdadera primera experiencia. Las dos anteriores fueron en realidad un prólogo agradable, que me ayudó sin duda a traspasar fronteras y prejuicios.

En mi próximo post contaré la experiencia que tuve, que en realidad condicionó en parte mi vida y conocí a la persona que más me influyo, con la que en la actualidad no guardo contacto, y del que gusardo un recuerdo de amor y odio a la vez. También contaré por qué me desencanté con esa agencia, que dicho sea de paso, ya no existe.

Sobre Redacción | Amigas Escorts Blog 36 Artículos
Agencia de Escorts españolas de alto standing. Chicas no profesionales. Universitarias amateurs. Teléfono (+34) 622 45 86 95 Email: info@amigasescorts.com Dirección Postal: Arquitecto Gaudi 11; 28016 Madrid; (MADRID) España

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.